Gracias por su visita.

4 de junio de 2017

LOS MITOS DEL HIPO

Con frecuencia, el hipo comienza sin razón aparente y suele desaparecer a los pocos minutos, aunque en raras ocasiones puede persistir durante días, semanas o meses convirtiéndose en una verdadera pesadilla y una afección de muy difícil tratamiento.

En el Guinnes World Records  figura el extraño  caso de Charles Osborne (1 de mayo de 1894, 1991 quien sufrió  hipo continuamente durante 68 años, desde 1922 hasta 1990. Empezó  con una tasa de 40 hipos por minuto y fue disminuyendo paulatinamente.

La desesperación  por curar el hipo ha dado lugar a las más insólitas soluciones, la mayoría no valederas pero que se les atribuye virtudes falsamente debido a que generalmente desaparece naturalmente a los pocos minutos.


Los mitos más “recomendados” pero igualmente inútiles son:

El susto para que el afectado deje de prestar atención al espasmo.

El tradicional y típico: beber siete tragos de agua.

Beber los tragos de cabeza.

Aguantar la respiración lo más que se pueda.

Comerse una cucharada de azúcar.

Meterse a la boca un terrón de azúcar mojado en vinagre .

Cruzar los dedos índice y corazón de ambas manos antes de hipar por tercera vez.

Respirar dentro de una bolsa de papel

Tomar jugo de limon

Tomar agua por el borde mas lejano del vaso con los oidos tapados

Tomar una cucharadita de vinagre

Aguantar la respiracion

Traccion de la lengua

Apretarse los ojos

Tragar pan duro


Casi todas son inútiles pero la creencia popular influye en los que buscan una solución rápida en lugar de esperar a que cese naturalmente.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios