Gracias por su visita.

20 de agosto de 2017

BUSCA LUGARES SOLITARIOS Y SILENCIOSOS PARA ORAR Y MEDITAR

Un paisa entró en Europa a un monasterio de total silencio y el abad le dijo: Solo puede decir en el comedor dos palabras cada dos años.

El primer año exclamó: Comida mala.
A los dos se quejó así: Cama dura.
A los seis años afirmó: Me voy.

Cuando se fue, el abad les dijo a los demás monjes: Siquiera se marchó porque nos tenía mamados con su cantaleta.

Para algunos es raro o inútil que ciertos monjes católicos o budistas lleven una vida de clausura y mucho silencio.

Ellos se consagran a meditar, trabajar, estudiar, y en el silencio hallan serenidad, sabiduría y paz interior.

Así invitan a la humanidad a tomar consciencia de que se está mejor lejos del estruendo, el vértigo y el frenesí consumista de la ciudad.

Jesús iba a lugares solitarios y silenciosos para orar, y le gustaba meditar junto al lago de Tiberíades o en lo alto de una colina.

Haz tu algo parecido y verás cuánto ganas en tranquilidad y cómo te sirve para estar sereno con Dios y los ángeles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia