Gracias por su visita.

22 de agosto de 2017

NO HAY BARRERA QUE NO PUEDAN VENCER LA CONSTANCIA, EL COMPROMISO Y LA PACIENCIA

En los días aciagos crees que estás condenado como Tántalo o Sísifo a buscar algo inalcanzable.

En el mito Tántalo vive en medio de un lago cristalino y cuando quiere apagar su sed, las frescas aguas se retiran.

Sísifo sube sin cesar una pesada roca a lo alto de la montaña y ésta indefectiblemente resbala hasta la base.

¿Quién no cree en ocasiones estar condenado de por vida a un suplicio semejante?

Pero no son pruebas divinas, no, los golpes están allí para asumirlos más que para entenderlos y lo sabio es crecer con ellos.

Hay que enfrentarlos con fe y creer con Séneca que “no hay barrera que no puedan vencer la constancia, el compromiso y la paciencia”.

Con fe y amor como apoyo serás como el ave que no se asusta si la rama cruje porque sabe lo que pueden sus alas.

Ten presente lo que se lee en los Evangelios: “Todo es posible para el que cree”. Haz continuos actos de fe.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia