Gracias por su visita.

30 de agosto de 2017

SEÑALES DE QUE ESTAMOS AGOTADOS

Ponga atención a las siguientes señales de que muestran que estamos "quemados" y hay qué hacer algo al respecto:

1 Si usted ve los fines de semana y las vacaciones como una oportunidad para descansar y dormir.
Si usted espera las vacaciones porque no desea hacer nada sino tan sólo estar en un período de estado vegetativo… usted está “quemado”. El tiempo libre debería ser divertido, de aventura, estimulante. Todos tenemos quehaceres, pero si todo lo que piensa es en sentarse en el sofá y escaparse de la tortura, usted necesita realizar cambios. ¿Qué hacer? Planifique algo. No importa lo que sea; sólo asegúrese de que sea algo activo. Vaya a caminar. De un paseo. Vaya a una obra teatral o vea una película. Quédese en algún lugar de la noche a la mañana. Haga algo –haga cualquier cosa– que usted normalmente no realice. No se preocupe por los asuntos hogareños. Luego intente planificar (sí, planificar) al menos una cosa que usted hará cada día sólo para usted mismo. Cada día es el mismo cuando usted no tiene nada que esperar. La monotonía es la madre del agotamiento mental.

2. Usted sale del trabajo pensando que “esto es todo lo que puedo aguantar por hoy”.
Todos tenemos que ir a casa en algún momento (incluso si el término “casa” significa subir un montón de escaleras). Pero el cómo usted se va a casa significa todo: si se va porque usted ha alcanzado su límite, entonces permite demasiados dolores de cabeza, problemas y que ocurran crisis de manera diaria –o usted se ha alejado del trabajo que deseaba hacer cuando tomó el empleo o comenzó la empresa. ¿Qué hacer? Guárdese para sí mismo algo divertido y realícelo antes de abandonar el puesto de trabajo. Si usted maneja un negocio, escoja algo gratificante: revisar recibos diarios, verificar a fondo el feedback en línea (ojalá que haya uno positivo), charle brevemente con los empleados, planifique su próxima jugada… Salga siempre con una nota positiva. Nunca guarde para sí mismo los asuntos difíciles para lo último; la manera de salir del trabajo nos prepara para el próximo día.

3. Cuando usted se encuentra en casa está pensando acerca del trabajo –pero no de buena manera.
Todos nos llevamos el trabajo a casa, aunque sólo sea en nuestras mentes. ¿En qué piensa? ¿Piensa en que algo podría salir mal? ¿Está enfrascado en los conflictos interpersonales o en la falta de oportunidad? Algunos aspectos del trabajo son divertidos; la clave es pensar en ellos. ¿Qué hacer? No espere a que nadie le ayude a encontrar la diversión en lo que usted realiza (usted realmente esperará demasiado). Piense en algo que desee hacer de forma diferente: un nuevo proyecto, una nueva ramificación en su organigrama– lo que sea. Cuando piense en el trabajo oblíguese a sí mismo a pensar en lo que desea hacer en vez de en lo que tiene que hacer.

4. El teléfono ya no es su amigo.
Un teléfono que repica debería sonar como una oportunidad: para realizar una venta, para ayudar a alguien en necesidad, resolver un problema, convertir algo positivo en negativo… pero no si se está “quemado”. Entonces un teléfono que repica (o una alerta de correo electrónico) suena como la fatídica música del film Tiburón antes de que el escualo aparezca. ¿Qué hacer? Coloque un trozo de cinta adhesiva sobre el identificador de llamadas, haga lo que sea para evitar que las llamadas caigan en el correo de voz… En pocas palabras, conteste el teléfono. Incluso si lo ha arruinado todo, ninguna llamada es tan mala como se la imaginaba. Contestar el teléfono le permite convertir una situación mala en algo más positivo. Si llega a contestar o no, el problema todavía existe hasta que se enfrente a él. Manténgase trabajando y con el tiempo casi todas las llamadas que reciba serán positivas.

5. Usted contrata o asciende prácticamente a todo el mundo.
Contratar o ascender a un empleado debería ser algo tan emocionante para usted como lo es para ellos. Piénselo: usted obtiene nuevas habilidades y experiencia de otros. Excelente, ¿verdad? No lo es si se está “quemado”; entonces usted ve a cada nuevo empleado como a cualquiera que podría realizar el trabajo y a cada ascenso como una vacante abierta llena. ¿Qué hacer? Luego de seleccionar al mejor candidato, tómese unos minutos para reflexionar acerca de por qué lo escogió. Présteles una particular atención a las habilidades o comportamientos que los colocaron en la cima –eso es lo primero que debería atrapar. Si un empleado es un programador sobresaliente, póngalo a trabajar de inmediato en la nueva aplicación que necesita. Usted los contrató o ascendió por una razón; ¡Deles rienda suelta! Su empresa gana y también su actitud. Y hablando de ganar…

6. Usted ha dejado de pensar acerca de ganar. Admítalo.
Todos intentamos ganar. Todos queremos tener éxito, ser ascendidos, construir una empresa más grande… todos somos competitivos de alguna manera. Si usted ha dejado de pensar acerca del siguiente nivel entonces mentalmente se encuentra atrapado en la rutina –y su carrera también. ¿Qué hacer? Dé un paso atrás y piense acerca de lo que una vez quiso lograr. ¿Esos objetivos todavía son reales? Si no, cree nuevas metas y objetivos. Si de verdad no existe la forma de ir en ascenso en su actual empresa o profesión es probable que sea tiempo de seguir adelante, por muy doloroso que esto sea.

7. Usted piensa que todo el mundo la tiene fácil.
La perspectiva es la primera baja del agotamiento mental. Pierda la perspectiva y usted piensa que las personas y empresas a su alrededor obtienen todas las oportunidades. En el fondo, usted sabe que no es verdad, pero usted se encierra en la “tierra del pobre de mí” debido a que aceptar que los demás la tienen también difícil –aunque de alguna forma están teniendo éxito– significa que el problema es usted. ¿Qué hacer? Acepte que el problema es usted –no de una manera depresiva sino liberadora. Esto instantáneamente le dará el control para encontrar una solución (cuando se culpa a los demás, ¿qué puede hacer usted?). Todo el mundo la tiene difícil. Todo el mundo lucha. Todo el mundo es impactado por las fuerzas que están fuera de su control. No hay problema: ¿Qué hará al respecto? Nadie la tiene fácil, pero a las personas que aceptan la responsabilidad de su futuro se les hace más fácil que aquellos que no lo hacen. Usted está al mando –y eso es algo bueno.


NOTA:
CONSULTE A SU MEDICO PORQUE PUEDEN EXISTIR PROBLEMAS EN SU CUERPO Y MENTE QUE LO PUEDEN ESTAR AFECTANDO.

NO TODO EN LA VIDA PUEDE SER SOLO TRABAJO Y DESCANSO. BUSQUE AYUDA ESPIRITUAL

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Por favor, escriba aquí sus comentarios

Seguir en Facebook

EnPazyArmonia